3.png

Nuestros quesos conforman una parte esencial del Patrimonio Gastronómico de Extremadura.

Orgullosos de nuestra tradición

separatorBlack (1).png

Extremadura, tierra de extremos, lleva en el nombre su tradición ganadera. Aquí venían a “extremar”, es decir, a pasar el invierno, los ganados de la Mesta. El ordeño de esos ganados, originó la elaboración de los quesos que, desde hace siglos, conforman una parte fundamental de su Patrimonio Cultural Agrario.

Lácteos de Castuera es una empresa familiar. Cuatro generaciones de esta familia han dedicado sus esfuerzos a mantener y transmitir este ingente patrimonio.

Elaboramos quesos y tortas de oveja con la leche, escasa y riquísima, de las ovejas merinas que pastan en la comarca de La Serena, tierra pizarrosa y de suelo poco profundo, pero con una vasta variedad de especies botánicas que se transforman en una leche densa y oral.

Las bajas temperaturas invernales, asociadas a la alta humedad de los frecuentes días de niebla y el uso del cuajo vegetal, producen espontáneamente la casi licuefacción de la pasta y, con ello, el milagro de la torta. Este fenómeno natural está hoy amparado por la Denominación de Origen Protegida “Queso de la Serena “.

Las cabras de las razas Verata, Retinta y Serrana, que pastan en las estribaciones de las sierras que conguran el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, producen una leche densa y aromática, consecuencia de la variada y rica vegetación que les sirve de alimento. Con la leche de estas cabras y el saber hacer ancestral de los cabreros transterminantes de Extremadura, elaboramos nuestros quesos de cabra en la comarca de las Villuercas, amparados por la Denominación de Origen Protegida “Queso Ibores”.

Nuestra mayor satisfacción es proporcionar a nuestros clientes una experiencia inolvidable, ligada al patrimonio gastronómico de Extremadura.